BOMBA ATOMICA ARGENTINA HITLER & PERON Y PROYECTO NUCLEAR 1982 DEL GENERAL LEOPOLDO GALTIERI.

15.03.2011 02:45

BOMBA ATOMICA ARGENTINA HITLER & PERON Y PROYECTO SECRETO NUCLEAR 1982

Proyecto Huemul: La Bomba Atómica Argentina.

http://www.cinema7.com/projekthuemul/
Trata acerca de las relaciones peronistas con los nacionalsocialistas hasta extremos asombrosos, y del intento de aprovechar los ingenieros alemanes que llegaron allí para hacerse con la Bomba, de los esfuerzos de los EEUU por evitarlo, del desarrollo de la FAA, el Pulqui II de Kurk Tank, del sueño de un submarino atómico...De la "Tercera Posición" de Perón frente al capitalismo y al comunismo, muy cercana al fascismo y al nacionalsocialimo.
En la Isla Huemul, ubicada en el Lago Nahuel Huapi, provincia de Río Negro, Argentina, se desarrolló un proyecto seudocientífico a cargo del austríaco Ronald Richter desde 1948 hasta 1952, durante la primera presidencia de Juan Domingo Perón.

A fines de 1949 se inició la construcción de laboratorios secretos destinados a este proyecto en la Isla Huemul, en el lago Nahuel Huapi de la Patagonia argentina. En marzo de 1951 Richter comunicó a Perón que los experimentos habían tenido éxito y el gobierno anunció:

"El 16 de febrero de 1951 en la Planta Piloto de Energía Atómica en la Isla Huemul, de San Carlos de Bariloche, se llevaron a cabo reacciones termonucleares bajo condiciones de control en escala técnica."

Perón anunció que la energía de fusión nuclear sería distribuida a domicilio en recipientes similares a las botellas de leche que eran comunes en esos tiempos. Desde 1948 el físico alemán Ronald Richter presentó al Presidente Perón un proyecto para desarrollar la fusión nuclear controlada, posibilidad que en ese momento no había logrado ningún laboratorio en el mundo y que a 2006, es un tema de gran interés porque implicaría contar con una fuente prácticamente inagotable de energía, que se pensaba utilizar en la transformación industrial del país. Esto entusiasmó al gobierno y Richter inició sus trabajos en el Instituto Aerotécnico de Córdoba donde por otra parte el Ing. Kurt Tank llevaba a cabo experiencias exitosas en el diseño y construcción de aviones retropropulsados.

La Comisión Nacional de Energía Atómica a cuyo frente estuvo primeramente el Coronel Enrique P. González y a partir de 1952 el Capitán de Fragata Pedro Iraolagoitia, había sido creada en mayo de 1950. Tenía entre sus objetivos brindar apoyo al proyecto Huemul, pero no se limitó a esto sino que, primero González y luego Iraolagoitia en mayor medida, consultaron a los expertos que tenían a la mano sobre la idoneidad de Richter y la veracidad de sus afirmaciones.

Así, en septiembre de 1952 la Isla Huemul fue visitada por una comisión fiscalizadora integrada por José Antonio Balseiro, Mario Báncora, Manuel Beninson, Pedro Bussolini y Otto Gamba. Los pormenores sobre la constitución de esta comisión fiscalizadora y sus conclusiones están muy bien descriptas y documentadas en el libro "El Secreto Atómico de Huemul" de Mario Mariscotti.

Balseiro fue traído especialmente de Manchester para integrar esta comisión. Su participación en la misma fue en realidad fortuita, pero finalmente resultó una de las más relevantes.

Balseiro y Bancora denunciaron el engaño y la imposibilidad de tal proyecto que se había mantenido, con un gran presupuesto y en absoluto secreto, en la Isla Huemul. Los informes, concisos y sobrios, y sus argumentos detallados, fueron decisivos cuando a los pocos meses Iraolagoitia dio por concluido el Proyecto Huemul.

La isla recibió, posteriormente y a raíz de este proyecto, el apodo "la isla de la Huemul-a" y "la isla de la Mula" (ver Notas). Además del informe Balseiro, la historia del proyecto fue objeto de una ópera, un libro, y varios artículos y cartas en revistas científicas.

Según Cardona, Cohen, y Louie, en la biografía de Leo Falicov, el costo total del proyecto fue de unos 300 millones de dólares (en valor corriente en 2003).

Luego de esto Balseiro y Báncora quedaron vinculados a la CNEA a la que se habían incorporado otros científicos que volvían del exterior como también algunos que habían sido alejados de la Universidad por el gobierno. Al concluirse el Proyecto Huemul, la CNEA ya había iniciado actividades de investigación en sus instalaciones de Buenos Aires. Así se habían comprado el sincrociclotrón y un acelerador de cascadas que dieron origen al desarrollo de la física nuclear en la Argentina. Se formó un grupo de radioquímica con el Prof. Walter Seelman-Eggebert que hizo aportes originales identificando diversos isótopos nuevos. Grupos de radiación cósmica, que se habían iniciado en la Universidad de Buenos Aires, encontraron su ámbito allí. Al poco tiempo se iniciaron actividades en metalurgia, ya que para ese entonces la CNEA había decidido que se dedicaría a desarrollar las bases necesarias para la tecnología de reactores cubriendo todas las áreas científicas conexas.
Antecedentes Históricos del Instituto Balseiro
http://www.ib.edu.ar/historia/historia-antecedentes.html

Informe del Dr. José Antonio Balseiro referente a la inspección realizada en la isla Huemul en Setiembre de 1952
http://www.ib.edu.ar/informes-huemul/informes-huemul-principal.html



--------------------------------------------------------------------------------
"Si mi teoría de la relatividad es exacta, los alemanes dirán que soy alemán y los franceses que soy ciudadano del mundo. Pero sino, los franceses dirán que soy alemán, y los alemanes que soy judío". Albert Einstein

01/Dic/2009 12:30 GMT-3 Perfil · Privado

Revelan que militares argentinos diseñaron bomba atómica durante dictadura
Durante el Gobierno del ex dictador argentino Leopoldo Galtieri (1981-1982), un grupo de especialistas diseñó "en secreto" un laboratorio encargado de producir plutonio metálico y un reflector neutrónico para fabricar una bomba atómica.

(EFE) - Así lo reveló el diario Clarín en una investigación en la que asegura que el proyecto de la dictadura argentina (1976-1983), que constaba de tres etapas, cumplió con la primera, pero luego se detuvo por la resistencia que ejerció la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), que había iniciado un programa pacífico.

Se trató del denominado "Plan nuclear del Ejército", elaborado de manera secreta entre 1980 y 1982, y que preveía la instalación del "Laboratorio de Procesos Radioquímicos (LPR)" en una planta de la localidad bonaerense de Ezeiza.

El diseño del plan estuvo a cargo del teniente coronel y doctor en física Ricardo Rapacioli, bajo la supervisión de Galtieri, quien en 1982 llevó a Argentina a una guerra contra el Reino Unido por la posesión de las Islas Malvinas.

Los contactos entre Galtieri y Rapacioli habían comenzado en 1976 con el objetivo de llevar adelante el plan del Ejército argentino, que consistía en tres pasos: "la etapa de cálculo; la de diseño y la de construcción", explicaron fuentes vinculadas al proyecto militar.

El plan se frenó antes del comienzo de la Guerra de las Malvinas, en abril de 1982, y el matutino asegura que las presiones sobre la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) para la construcción de la bomba se multiplicaron durante la contienda.

El almirante Ernesto Fitte, conocido del ex titular de la CNEA, recordó que el entonces presidente de la Comisión, el vicealmirante Carlos Castro Madero, "ni siquiera aceptaba discutir sobre la bomba".

"Durante la guerra le preguntaron otra vez y contestó: ni lo piensen. Si construimos una, los británicos nos van a tirar con diez. Es un disparate", reseñó el almirante.

La guerra se inició después de que fuerzas militares de Argentina ocuparan las islas del Atlántico Sur en abril de 1982, y terminó cuando se rindieron después de dos meses de combates con tropas del Reino Unido.

De todas formas, de haber querido continuar hacia la tercera etapa del plan, el grupo de físicos e ingenieros a cargo tendría que haber "desarrollado una ingeniería de explosivos comunes que exploten y provoquen una implosión que comprima el plutonio y se desencadene una explosión nuclear no controlada".

Para realizar estas operaciones, la CNEA debía dar su aprobación, que no otorgó.

El ex presidente argentino Raúl Alfonsín (1983-1989) paralizó, durante el mismo año en que asumió al frente del primer Gobierno democrático tras el fin de la última dictadura, el laboratorio que pretendía poner en marcha Rapacioli para el plan secreto.

El Gobierno alegó en ese momento que detenía el proyecto por problemas presupuestarios, en tanto los militares que estaban a cargo del LPR fueron despedidos sin explicaciones, según el diario.

Aportado por Eduardo J. Carletti